Loading...

martes, 3 de abril de 2012

El Diamante, piedra de nacimiento del mes de Abril



Según Marilyn Monroe, los diamantes eran " los mejores amigos de las mujeres " y para Shirley Bassey " los diamantes son eternos ". Estas dos canciones populares modernas muestran la fascinación que esta piedra ha ejercido siempre.

Es imposible dar toda la información sobre un tema tan extenso, por lo que sólo hablaremos de algunas de las facetas de este símbolo tan potente.

La palabra diamante viene del griego " adamas ", que significa inexpugnable o invencible. Se puede ver que su raíz indo-europea “dam”, ceder o someter es también la base de la palabra " madame ", señora en francés.
El adjetivo " adamas " utilizado para describir la más dura de las materias conocidas, se convirtió en sinónimo de diamante, refiriéndose así, a la dureza de esta piedra formada por carbono, el elemento químico fundador de la vida, en su forma más concentrada.

Hoy en día, asociamos esta gema a la riqueza, a la prosperidad, al status social y al amor ; pero también el rayo, la magia, el alivio, la protección y el veneno fueron evocados en otros tiempos y por otras culturas.

Es la materia más antigua que tenemos ; 50 millones de años para los yacimientos más recientes y 2,5 mil millones de años para los más antiguos.
Se forma a más de 150 km bajo tierra y sube a la superficie por los volcanes, es también un material estratégico y de alta tecnología.

Los mitos y realidades asociados al diamante trascienden las culturas y los continentes. Griegos, Indios, Ingleses, Franceses, Alemanes, Hebreos, Latinos, Arabes, Japoneses, Americanos, Africanos, Coreanos, Poloneses y Chinos han descrito, entre otros, los poderes de esta gema.

La primera referencia conocida remonta a un manuscrito sánscrito, el Arthsastra, que se puede traducir como " la Lección del Provecho ", escrito por Kautilya, un ministro de Chandragupta de la Dinastía Maurya (322 a.C.-185 a.C.).
La literatura romana del primer siglo de nuestra era hace referencia a los diamantes procedentes de los aluviones encontrados en la India y en Borneo.

Los antiguos griegos y romanos los consideraban lágrimas de los dioses o destellos de estrellas y pensaban que las flechas de Cupido se terminaban por diamantes, teniendo así un poder inigualable.
Platón consideraba a los diamantes como seres vivos que contenían espíritus celestes.

Diamante champagne tallado en cojín
Los Hindúes creían que los diamantes habían sido creados por el rayo al golpear las rocas, incluso los colocaban en los ojos de algunas de sus estatuas.
Los grandes padres hebreos utilizaban el diamante para determinar la inocencia o la culpabilidad de un acusado. Frente a un culpable, el diamante perdía su brillo y se opacaba, mientras que frente a un inocente brillaba con vigor…

Los romanos lo portaban porque creían que les daba fuerza, valor y los hacía invencibles durante las batallas ; le atribuían también poderes mágicos para superar las dificultades de la vida.

Antiguamente los reyes, a la cabeza se sus tropas en los campos de batalla, portaban espesas pecheras de cuero adornado con diamantes y piedras preciosas pues se creía que los diamantes poseían las cualidades de los dioses y tenían un poder incomprensible para el común de los mortales. Por eso, los guerreros no se comparaban a aquellos que eran lo suficientemente ricos para adornar sus pecheras de diamantes mágicos.
Un acta de Luis IX (San Luis, 1214-1270), rey de Francia, estableció una ley suntuaria en la que reservaba los diamantes para el rey, indicando así su rareza y su valor.

Hasta el siglo XIV, sólo los reyes usaban diamantes como símbolo de fuerza y valor, después, esta piedra adquirió el estatuto de prueba de amor.
Pequeños diamantes empezaron a aparecer en el siglo XIV en decoraciones de joyería, montados principalmente para poner en valor las perlas ; pero la posesión de diamantes más grandes estaba reservada a la realeza y a las ricas familias. La corona imperial de la zarina Catalina II (1729-1796) con 4936 diamantes es un ejemplo palpable.

En la Edad Media y el Renacimiento, las sortijas montadas de una piedra preciosa no eran consideradas como una pieza de joyería, sino más bien como un amuleto que procuraba poderes mágicos a su portador.
Sobre oro y puesto del lado izquierdo, el diamante tenía el poder de alejar las pesadillas, los malos espíritus, los fantasmas y apaciguaba a las bestias salvajes.
Se creía que al tocar cada rincón de una casa con esta piedra, se le protegía del rayo, de las tormentas y de diferentes calamidades.
Los diamantes procuraban virtud y generosidad ; podían calmar a los enfermos mentales. Se creía también que en los tribunales favorecían a aquellos que los portaban.
No solamente se pensaba que los diamantes daban buena suerte y éxito, también que podían contrarrestar las previsiones nefastas de los astrólogos.

Los diamantes forman parte de los primeros medicamentos conocidos. En la Edad Media, se creía que el diamante aliviaba si el enfermo lo guardaba consigo y lo calentaba con su cuerpo en la cama.

Mientras que los diamantes se consideraban talismanes contra el envenenamiento, ingerir polvo de diamante era un veneno muy conocido.
Fue así como se piensa que el hijo del sultán Bajazet (1447-1513) envenenó a su propio padre al añadir una gran cantidad de diamantes en polvo a su comida.
En 1532 los médicos del papa Clemente VII le prescribieron catorce cucharadas de polvo de diamante y piedras preciosas, provocando así su muerte.
Ese mismo siglo, Catalina de Médicis era famosa por utilizar el polvo de diamante como veneno y Benvenuto Cellini, el famoso joyero italiano, relata un atentado contra su propia vida en el que un enemigo quiso agregar polvo de diamante a su ensalada.
La asociación del diamante al veneno fue tal vez difundida para desalentar el robo de diamantes para ser ingeridos, principalmente en el momento de su extracción.

El diamante, piedra de nacimiento del mes de abril es también la piedra del estado norteamericano de Arkansas.


Diamante marrón tallado en óvalo Diamantes en bruto y talladosDiamante amarillo tallado en óvalo 

PROCEDENCIA

Es probable que el diamante haya sido descubierto en la India hacia 800 a.C.
Hasta 1725, las famosas minas de Golconda (la única ciudad de mercado de diamantes) eran la única fuente de explotación. En realidad, las piedras venían de diferentes explotaciones de la región. Una pequeña cantidad venía también de Kalimantan (Borneo).

La fuente volcánica primaria de estos diamantes nunca se descubrió, sin embargo, durante casi 2500 años, el sub-continente fue el único productor, ya que los yacimientos aluviales fueron lo suficientemente ricos como para abastecer el mercado mundial hasta el siglo XVIII.

Antes del descubrimiento portugués de una ruta marítima para ir a la India, los diamantes llegaban a Venecia por vía terrestre : la ruta Sur por Aden, Etiopía y Egipto, y la ruta Norte, que pasaba por Arabia, Persia, Armenia y Turquía.

En Amberes se estableció una corporación de lapidarios de diamantes, haciendo de esta ciudad el centro de comercio al que llegaban grandes cantidades de bruto, tanto de Lisboa, como de Venecia y más adelante de Londres, al consolidarse los intereses ingleses en la India a finales del siglo XV. Después del ataque de Amberes por los españoles en 1585, muchos diamantarios se fueron a Amsterdam.

Muchos artesanos de origen judío, huyeron las persecuciones de España, Portugal, Alemania y Polonia y se refugiaron en Holanda, atraídos por su política liberal. Sin embargo, un cambio en la política fiscal en los Países Bajos los hizo regresar a Amberes. Hoy en día, en esta ciudad que se negocia más del 80 % del bruto y cerca de la mitad de los diamantes tallados que se producen en el mundo, continuando así con una tradición de más de 500 años.

La producción de la India empezó a declinar, pero en 1725 se descubrieron diamantes en Brasil. A partir de 1730, estos yacimientos pudieron abastecer constantemente el mercado con pequeñas piedras.
Fue sólo con la explotación de yacimientos en Sudáfrica en 1866, que apareció en el mercado una gran cantidad de piedras de mayor tamaño. El descubrimiento de estos yacimientos provocó un repentino aumento de la oferta, que coincidió con la nueva riqueza generada por la Revolución Industrial, causando así una fuerte demanda de productos de lujo por parte de los consumidores.

Los yacimientos aluviales de Sudáfrica, fueron descubiertos cerca del río Orange. Unas exploraciones en la región de Kimberley revelaron antiguas " chimeneas " volcánicas llenas de un tipo de roca, hasta entonces desconocido que contenía diamantes. Esta roca, una variedad de peridotita, fue llamada " kimberlita " por la región en que fue descubierta y se considera como la fuente primaria de diamantes. 

Únicamente los diamantes extraídos en el oeste de Australia poseen una roca madre diferente, pero de la misma familia : la lamproita.

Durante la oleada hacia Sudáfrica en busca de diamantes, muchos prospectores obtuvieron concesiones individuales y comenzaron a extraer ; pero la enorme cantidad de estas concesiones causó una explotación irracional de los yacimientos. En 1889, Cecil Rhodes y Barney Barnato agruparon estas concesiones uniendo sus intereses y fundaron la De Beers Consolidated Mines Ltd. Así instituyeron un monopolio que existe hasta nuestros días.
En 1992 se descubrió un nuevo campo de chimeneas diamantíferas en el norte de Transvaal. La producción alcanzó 5 millones de quilates anuales y se prevé que esta cantidad va a durar unos veinte años.
Sin embargo, compite con la producción sudafricana la explotación de importantes yacimientos descubiertos en Australia. Este país es actualmente el principal productor mundial con una producción anual de 25 millones de quilates en promedio, lo que representa más o menos un cuarto de la producción mundial.
La famosa mina de Argyle produjo 42 millones de quilates en 1994. Otras chimeneas descubiertas en la misma región se están evaluando. La mina de Argyle es muy conocida por el elevado porcentaje de piedras amarillas y marrones, mejor conocidas como diamantes " Champagne " y " Cognac ", pero también por su constante producción de piedras que van del rosado al rojo.

Estas últimas son talladas y vendidas en subastas privadas, conocidas como " tenders ". Existen presentaciones anuales en Nueva York, Sydney, Hong Kong, Tokio, Londres y Ginebra. Estos diamantes pesan aproximadamente un quilate, su precio alcanza generalmente los 100 000 USD por quilate y son sumamente raros. Para tener idea de su rareza, basta saber que sólo un quilate sobre un millón de los que se producen en esta mina van a estas subastas.
Desde 1829 se empezaron a producir daimantes en Rusia gracias al descubrimiento de yacimientos aluviales al norte del río Ural. Pero es sólo a partir de 1954 que se descubren las chimeneas de kimberlita en el permafrost de Yakuzia, en Siberia. En 1992 Yakuzia cambió su nombre por República de Sakha. Esta República es actualmente otro líder de la extracción de diamantes. Produce 99 % de los diamantes rusos, lo que representa el 20 % de la producción mundial. Por iniciativa del gobierno ruso, la extracción e industria de tallado se desarrollaron sin participación extranjera.

Los yacimientos se encuentran al oeste de la República, en un territorio poco habitado de 990 000 Km2 en el que se descubrieron 18 chimeneas de kimberlitas. Los nombres de Uduchnaya, Mir, Aikhal, Internacionalnaya, Jubileinaya, minas muy conocidas por el mercado internacional, han aportado a la basta región de la República de Sakha el nombre de " provincia del diamante ".

Sudáfrica no es el único productor en el continente. Se han descubierto varios yacimientos aluviales y otras chimeneas de kimberlita en Namibia, Angola, Bostwana, en la República Democrática del Congo (antes Zaire), Tanzania, Ghana, Sierra Leona, Liberia, Gabón, Camerún, República Centroafricana y Zimbabwe.
La mina de Orapa en Bostwana, produce un promedio de 5 millones de quilates anuales y la mina de Jwaneng, en el desierto de Kalahari produce unos 6 millones.

La República Democrática del Congo, con su producción de piedras industriales y de menor calidad, ocupa el segundo lugar de la producción mundial después de Australia.

Angola, otro país productor importante, exporta cerca de 2 millones de diamantes de buena calidad, pero la incertitud de su situación política ha frenado la prospección y la explotación eficaz. Con la reciente firma del tratado de paz, Angola se convertirá con certeza en un actor importante en el mercado internacional.

Ghana siempre ha producido más diamantes que sus otros vecinos del oeste de Africa, pero siempre han sido piedras de pequeñas dimensiones. El valor por quilate varía de 10 a 20 USD por quilate si lo comparamos con los 250 y 300 USD por quilate de las piedras de Sierra Leona, donde se producen desde 1935 diamantes de tamaño excepcional y calidad.

Liberia, pequeño productor, es un caso a parte. La mayoría de los diamantes exportados de este país se conocen, hasta mediados del 2002 como " diamantes de sangre " o " diamantes de guerra ". Este nombre se refiere a las piedras vendidas por los gobiernos o los rebeldes para financiar sus campañas de guerra, principalmente en Sierra Leona. En un sentido más amplio, este nombre ha sido aplicado a los diamantes de Angola y de la República Democrática del Congo.

La comunidad internacional, afectada por el impacto negativo sobre el consumidor, tomó medidas, firmadas en Interlaken, Suiza por más de 50 países implicados en el comercio del diamante, para cesar el tráfico de armas contra diamantes.
Este protocolo de acuerdo, conocido como Kimberley Process se aplicará el 1° de enero del 2003. Se prevé un sistema de certificación independiente para describir el origen real de las piedras así como sanciones económicas contra los países que faciliten este tipo de tráfico.

Los recientes tratados de paz en Angola y el retiro de los tropas extranjeras de la República Democrática del Congo deberán, supuestamente, acabar con este tipo de intercambio.

También se encuentran diamantes en Estados Unidos, en los estados de Arkansas, California, Colorado y Carolina del Norte.
En 1990 se descubrieron importantes chimeneas diamantíferas en Canadá, en los Territorios del Noroeste, lo que hace que hoy en día Canadá sea un lugar de oleadas en busca de diamantes.

Hay centros de tallado en varios lugares del mundo, principalmente en Bélgica, India, Israel, Sudáfrica, Tailandia, China y Estados Unidos.


JOYAS CON DIAMANTES

No hay comentarios:

Publicar un comentario